Paseo por el casco antiguo de Tarragona

Llegamos a Tarragona muy temprano y lo aprovechamos para hacer un paseo tranquilo. Decidimos introducirnos en lo más profundo de la ciudad actual mezclada con la antigua.

El Casco Antiguo de Tarragona está rodeado de una muralla romana, de la cual se conserva un tramo aproximado de un kilómetro, con una puerta abovedada. Se llama popularmente Part Alta, pues está situado en una zona algo elevada con respecto al resto de la ciudad. Allí, además vimos callejones, plazas y calles llenas de vida, frecuentadas por locales y turistas en busca de restaurantes y actividades de ocio. Llegamos al centro neurálgico del casco medieval, siguiendo sus calles alcanzamos la plaza de la Catedral.

Entre otros lugares, estuvimos paseando por el antiguo Hospital de Santa Tecla, el barrio judío, la Casa Canals, la Casa Castellarnau o la Casa Ripoll, de estilo modernista. Con motivo de la declaración de la ciudad romana de Tarraco como Patrimonio de la Humanidad, el Museo de Historia de la ciudad de Tarragona acometió el ambicioso proyecto de idealizar como era la ciudad de Tarraco en el S.II d.C., época de máximo esplendor de la ciudad, a partir del vaciado arqueológico realizado en los siglos XVIII, XIX y XX.

Queríamos conocer el proyecto y nos acercamos al museo. Este proyecto no solo nos sirvió para conocer mejor como era Tarraco, sino como era la estructuración y funcionamiento de cualquier ciudad del Imperio. Era una maqueta con impresionantes dimensiones y la posibilidad de poder ser ampliada y modificada a medida que se fueran conociendo nuevas informaciones arqueológicas, hacían de este trabajo escultórico, un elemento excepcional, tan solo comparable con el modelo de la ciudad de Roma.

Museo de Historia de Tarragona

Bajamos por la rambla Nova hacia la playa para contemplar el Anfiteatro Romano. Es uno de los monumentos más importantes y mejor conservados. Este significativo monumento ayudó a que se reconociera Tarragona como ciudad Patrimonio de la Humanidad. Con su forma oval y unas dimensiones de 109,5 x 86,5 m, fue construido fuera del núcleo urbano pero muy próximo al mar para facilitar la descarga de los animales que participaban en los espectáculos. Y es que, en este espacio se organizaban tres tipos de actividades: las luchas de gladiadores, las luchas o cacerías de fieras y el juicio de los condenados a muerte.

Anfiteatro Romano

Con el calor que hacía y la playa tan cerquita, decidimos pasar lo que quedaba del día disfrutando del agua del mediterráneo con un delicioso baño.

Consejos e información práctica

  • Plano:

  • Localización

Anterior

Sant Romá de Sau, el pueblo fantasma del pantano.

Siguiente

San Francisco, ciudad abierta y cosmopolita.

1 Comentario

  1. ¡Muy didactico! Razonables motivos. Manten este espiritu es un articulo sincero. Tengo que leer màs blogs como este.

    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén

A %d blogueros les gusta esto: