Llegamos muy temprano a Alguero dispuestos a recorrer su casco antiguo y recorrer sus antiguas murallas que sirvieron para defender a la ciudad de las invasiones que llegaban de la mar en la edad media.

Nada mas bajar del coche nos dirigimos hacia el mar, paseamos por su puerto marítimo del siglo XIII hasta poder apreciar esas grandes murallas fortificadas y sus siete torres de defensa, de estilo catalano-aragonés, que rodean su casco antiguo.

Llegamos al pie de la muralla y para tener una primera toma del casco antiguo, teníamos dos opciones. La primera era un tren turístico llamado el trenino catalano y la segunda era un paseo en carromato tirado por un caballo donde un audioguia en catalán, nos explicaba la historia de la ciudad. Al final, los niños eligieron la segunda opción.

L’ Alguer es la capital turística de esta isla y nada mas entrar en el casco antiguo lo experimentamos. Calles repletas de turistas entrando y saliendo de las tiendas de souvenirs que, junto a los restaurantes llenan todo el centro histórico. Su casco antiguo, conocido como la Barceloneta, es fácil de recorrer, entre sus principales calles distinguimos la vías Carlo Alberto, Principe Umberto y Roma.

El paseo terminó en el mismo lugar donde lo habíamos cogido, al principio de la muralla, desde allí nos dirigimos, esta vez a pie, a la Piazza Civica. caminamos por las calles llenas de adoquines hasta llegar a la Piazza, allí empezamos nuestro segundo recorrido por el centro.

En el siglo XII los genoveses gobernaban la ciudad y construyeron edificios para defender la ciudad. Más tarde, cuando los catalanes se expandieron por el mar, Pere III el Cerimoniós conquistó Alguero a la Corona de Aragón. Los catalanes permanecieron en Alguero cuatro siglos y lo pudimos apreciar en muchos edificios góticos catalánes, además de su lengua que hasta hoy en día se quiere mantener vigente.

Después de recorrer varias calles, llegamos a  la Torre de Porta Terra donde pudimos encontrar el Centre d’Acollença i Informació Turística, esta torre fue una  antigua entrada a la ciudad amurallada desde el interior de Cerdeña. Entramos y conseguimos un libro de información y un completo mapa del centro histórico, todo ello gratuitamente.

Seguimos paseando y después de comer en un precioso restaurante en medio de una plaza, fuimos a visitar la Catedral de Santa María. Esta catedral del siglo XVI, es de un estilo entre la arquitectura gótica y la renacentista catalana, con un campanario octogonal. 

Salimos de la catedral y dimos rienda suelta a las compras. Siempre que llegamos a lugares bonitos nos informamos de que se puede comprar, aquí el producto principal de venta es el CORAL. Existen gran cantidad de tiendas que ofrecen una gran variedad de joyas compuestas por este coral rojo, así que recorre las calles si quieres encontrar la mejor oferta.

Ya de vuelta al coche y con la calor que hacía, decidimos darnos un remojón en alguna playa cercana. Como los peques estaban un poco cansados, decidimos que durmieran en el trayecto hacía la playa de La Pelosa en Stintino. Tuvimos suerte y pudimos aparcar no demasiado lejos, cogimos los trastos y nos dirigimos a una de las playas mas bonitas de Cerdeña.

Stintino se encuentra en la península de Capo Falcone, desde la playa podemos distinguir La Torre della Pelosa, una magnifica construcción del Seicento. Esta construcción formó parte de un sistema defensivo de alerta ante posibles ataques.

Consejos e información práctica

  • Plano:

alghero-old-town-map

  • Hay gran variedad de alojamientos para disfrutar de esta zona pero, nosotros elegimos un alojamiento cerca de Olmedo, el Agriturismo La Barca in Secca

  • Os dejamos con un pequeño vídeo, de nuestro canal de Youtube ( podéis suscribiros gratis siguiendo el enlace).

  • Localización