Heidelberg una bella ciudad romántica


Pasamos un día en una de las ciudades mas bonitas de Alemania. El casco antiguo de Heidelberg se puede visitar en un día, nosotros aprovechamos al máximo nuestra estancia y nos propusimos recorrer todos los rincones que nos diese el poco tiempo que teníamos. Bañada por el río Neckar, esta ciudad ofrece maravillosas instantáneas, como las vistas desde el Puente Carlos Teodoro que nos regala uno de los escenarios mas románticos.

Puente Carlos Teodoro

Dejamos el coche en el parking de la Plaza Bismarck y enseguida entramos en el casco antiguo. caminando por la calle peatonal Hauptstraße (calle mayor), repleta de tiendas comerciales, callejuelas con tiendas antiguas, librerías, músicos callejeros, restaurantes… donde se veía bastante movimiento. Con sus 1,6 km, se trata de la zona peatonal más larga de Europa. Nosotros a mitad de calle, un poco cansados, nos paramos en una de esas terrazas antiguas, a tomar un riquísimo helado.

Caminando, caminando, llegamos a la Iglesia del Espíritu Santo, este templo a principio del S. XIII fue una iglesia románica que tardó varios siglos en acabarse de construir, culminándola con una gran torre en el S.XVI. Se puede subir los 38 metros de esta torre del campanario para disfrutar de unas espléndidas vistas de la ciudad. Nos hallábamos en la Plaza del Mercado (Marktplatz), el corazón de la ciudad y el punto más animado, con el Ayuntamiento (Rathausy la universidad a un lado y en medio, la Fuente de Hércules, el lugar donde antiguamente se ejecutaban y quemaban brujas y herejes.

En este punto, decidimos ir a visitar el Puente Antiguo (Carlos Teodoro), un hermoso puente de sillares rojizos. El príncipe elector Carlos Teodoro  lo mandó construir en 1786, en el mismo lugar donde antes, había un puente de madera del S. XIII. Bajamos por la calle Steing repleta de bares, cafeterías y en el fondo distinguimos la Puerta de Carlos, un arco triunfal en honor al príncipe Carlos TeodoroHeidelberg ha sufrido grandes inundaciones a lo largo de la historia, nosotros pudimos comprobarlas ya que, al asomarte, el puente tiene marcado en uno de sus arcos, indicadas de las fechas y la altura de las distintas inundaciones sufridas.

Antes de cruzar el puente, nos llamó la atención una escultura de metal situada al lado izquierdo de la Puerta de Carlos. Una figura de un mono (Mono del Puente) y un espejo. Esta escultura da ha entender que  antes de criticar a otros, has de mirarte tu en un espejo,  pues quizás descubras que eres un mono. Gran cantidad de turistas se hacían fotos con la estatua y tuvimos que esperar un poco para quedarnos solos con el mono. Reza la leyenda que si tocas al mono, tendrás mejor salud y volverás a Heidelberg. 

Continuamos andando por el puente y nos quedamos en medio. Nos habían dicho que las mejores panorámicas estaban cruzando el puente y subiendo por la senda conocida como el Paseo de los Filósofos. También queríamos acercarnos al Castillo de Heidelberg y no nos daba tiempo a todo. Teníamos poco tiempo para elegir. Al final decidimos irnos hacia el castillo, con tan mala suerte, que a mitad de camino, empezó a llover. Poco a poco la lluvia fue in crescendo y decidimos dar media vuelta y dar por finalizada nuestra visita.

Nos quedaron por ver muchas cosas, nos las apuntamos para la próxima visita. Como sobamos mucho al mono, seguro que podremos volver allí alguna vez…

Consejos e información práctica

  • Para viajar Heidelberg basta con DNI o Pasaport
  • Idioma: Aleman
  • Moneda : Euro
  • El tipo de enchufe es el mismo que tenemos en España.
  • Plano
  • Las visitas a la Iglesia del Espíritu Santo van de Lunes – Sábado 11 – 17:00 am, domingos y festivos 12:30 – 17:00
    (horario de apertura especial durante el Adviento), visitas de la iglesia de marzo a octubre, el primero domingo del mes después del servicio. Duración: 1 hora, precio: 5€ (incluyendo subida torre). Si solo quieres subir los 38 metros de la torre poder tener una panorámica del casco antiguo, su tarifa es de 2€.
  • La oficina de turismo de Heidelberg se sitúa en la Calle Ziegelhäuser Landstraße 3
  • En verano existen los Festivales del Castillo de Heidelberg con bonitos espectáculos de fuegos artificiales. Para acceder, hay varias maneras, una de ellas es mediante un teleférico. Entre las curiosidades del castillo está el gran tonel, de 220.000 litros de capacidad y que tiene una edad de 200 años.
  • La Heidelbeg-card es una tarjeta para recorre la ciudad, que concede ventajas a los viajeros, como la de visitas a museos, acceso al teleférico, descuento del 10% en numerosos comercios y restaurantes. etc.

Acerca de Somos4porelmundo

Quienes Somos?? Pues somos cuatro monstruos de Viladecans, en la provincia de Barcelona. Nos encanta viajar, disfrutar de los lugares, de la gente y descubrir los secretos que esconde EL MUNDO.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *