Estrasburgo capital de la Alsacia


En el centro de Estrasburgo (Francia), rodeado por el del río Ill, se dan cita los principales lugares y monumentos, es el caso de su catedral o el barrio Petite France, además de la Grande Ile (isla en medio de los dos brazos que forman el río Ill a su paso por la ciudad), catalogada como Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Sede del Parlamento Europeo, pretendemos recorrer esos lugares entrañables en un día, así que nos ponemos calzado cómodo y emprendemos la marcha.

Dejamos el coche aparcado muy cerquita del Museo de arte moderno y contemporáneo, nos preparamos y nos dirigimos, no muy lejos, hacía los Puentes cubiertos (Ponts Couverts) y la Presa Vauban (Barrage Vauban o Gran Exclusa). De la época medieval, estos puentes dividen el río en cinco partes. Servía de sistema defensivo ya que, los arcos de los puentes, se podían cerrar y así podían inundar la zona importante y parar el avance enemigo. Pasamos por dentro de la presa, donde existían zonas que habían utilizado como prisión antiguamente. Subimos a la terraza ya que es un mirador excelente para apreciar la Petite France.

Nos adentramos en la Petite France, el barrio más típico, pintoresco y mejor conservado de la ciudad. En este lugar, antiguamente, era morada de curtidores y pescaderos. Nos fijamos en las casas autóctonas alsacianas de los siglos XVI y XVII, construidas casi todas con entramados de madera, con sus tejados inclinados para secar las pieles antiguamente, dan la sensación de típico pueblo de cuento de navidad. Rodeados de estas preciosas casitas, calles adoquinadas, restaurantes, tiendas de souvenirs y muchos rincones bonitos para perderte, llegamos al Puente Saint Martin. Aquí pudimos ver perfectamente el salto de agua que impulsaba los molinos y una de las esclusas que todavía hoy están en funcionamiento.

Cruzamos el puente y nos dirigimos hacia la catedral. Antes de llegar, nos detuvimos en la Plaza Gutenberg. No tuvimos mas remedio, justo en la parte derecha de la plaza, había un tiovivo y los peques tenían que probarlo. La plaza lleva el nombre del inventor de la imprenta moderna, Johannes Gutenberg, quien residió aquí durante una temporada, también existe una estatua en medio de esta plaza, en la cual se reflejan escenas de la imprenta en la parte de abajo y coronada por una figura de bronce de Gutenberg aguantando un pergamino.

 

Desde allí podíamos ver de lejos la Catedral de Estrasburgo. Cruzamos la plaza y fuimos hacia ella a través de la Rue Mercière. Llegamos a la Plaza de la Catedral con el imponente edificio delante nuestro. La Catedral de Estrasburgo es una de las catedrales más bonitas del mundo, su color es característico ya que esta realizada con piedra arenisca roja. La torre más alta mide 142m de altura y la llevo a ser durante dos siglos el edificio más alto de la Cristiandad hasta el siglo XIX, tiene otra inacabada por la cual subes al mirador. Dentro de la Catedral, a un lado del crucero, encontramos una joya muy bien conservada, un reloj astronómico de mediados del siglo XV.

Además de la farmacia más antigua de toda Francia, otro edificio emblemático de la plaza es la casa Kammerzell, justo al lado de la oficina de turismo. Un edificio del siglo XVI con una preciosa fachada decorada con entramados. Al otro lado de la catedral, la plaza se alarga formando otra plaza, la Plaza del Castillo (Place du Chateau). Allí se puede distinguir el Palais Rohan, antigua residencia episcopal que actualmente abarca el Museo Arqueológico, el Museo de Artes Decorativas y el Museo de Bellas Artes.

Buscamos un sitio donde comer y descansar un rato, sobretodo los peques que estaban cansados. La vuelta al coche la hicimos mas tranquilamente, disfrutando de estas vistas que nos regalaba esta ciudad tan bonita y tan florida.

Consejos e información práctica

  • Plano
  • El Strasbourg Pass te ofrece la oportunidad de visitar más y gastar menos, este pase ofrece servicios gratuitos y numerosas reducciones en monumentos para descubrir la ciudad y los sitios imprescindibles a su ritmo y en total libertad. Venta e información en la Oficina de Turismo (17, Place de la Cathédrale)
  • Podéis subir a la terraza panorámica del campanario de la Catedral de Estrasburgo, para subir hay más de 300 escalones y no hay ascensor, pero merece la pena. La entrada al reloj astronómico cuesta unos 2 € y subir al campanario de la Catedral unos 5€, el primer domingo de cada mes es gratis.

 


Acerca de Somos4porelmundo

Quienes Somos?? Pues somos cuatro monstruos de Viladecans, en la provincia de Barcelona. Nos encanta viajar, disfrutar de los lugares, de la gente y descubrir los secretos que esconde EL MUNDO.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *