Sirmione, la perla del lago de Garda

Situado en una pequeña península de 4 kilómetros, Sirmione uno de los lugares mas hermosos del lago de Garda. Tiene aguas termales y es un destino de spa desde tiempos de los romanos.

Teníamos nuestro cuartel general en la Residence S. Rocco. Un sitio muy agradable con una gran piscina que aprovechábamos al final de cada jornada. Lo elegimos porque estaba muy próximo al lago Di Garda.

El primer pueblo que vimos fue Sirmione , uno de los puntos de interés más populares en el lago de Garda. Puede que no sea el lugar más conocido para disfrutar de unas vacaciones en la zona de los lagos de Italia, pero las imágenes del castillo y las ruinas romanas figuran en cada folleto de información sobre el Lago.

En este pueblo fue donde probamos nuestro primer helado italiano, buenísimo!!!. En definitiva, un lugar bastante turístico. Sirmione se asienta en una península que acaba en el castillo de la Rocca Scaligera (SXIII) rodeada de murallas y por las aguas del Garda. 

Accedimos al pueblo atravesando un estrecho puente levadizo al lado castillo. Se podía visitar el castillo, pasear por sus torres y columnas, visitando su museo que tiene dentro, pero no teníamos tiempo y preferimos seguir adelante.

Entramos dentro del nucleo antiguo de la ciudad, lo primero que hicimos fue comprar unos helados. El centro esta lleno de heladerías artesanales típicas italianas, con helados refrescantes, variados y buenísimos, hacía bastante calor. Los edificios antiguos adornados con plantas y flores de colores creaban una estampa muy bonita del lugar. 

Seguimos paseando hacia el norte de la peninsula y llegamos a la entrada de las Termas Catullo, más turísticas que las Termas de Virgilio situadas entre Colombare y Lugana. 

Preguntamos y nos dijeron que el agua de Sirmione era muy rica de azufre, con lo que la aprovechaban para fines terapéuticos, allí tenían piscinas y baños termales. 

Se nos hacía tarde y no pudimos ver las Cuevas de Catulo, las ruinas del antiguo centro termal de la época romana, de enorme valor histórico. Estaban localizadas en el extremo mas al norte de la península. Al final, empezamos a volver a casa, paseando por las bonitas callejuelas de casas de colores, repletas de tiendas y restaurantes.

Localización

Deja un comentario