Partida en dos por el río Sella, las dos orillas urbanas de la localidad se comunican por un puente sobre la ría. Ribadesella es famosa por ser el enclave donde se encuentra la prehistórica Cueva de Tito Bustillo y además, es meta de una de las carreras de piraguas más conocidas en el mundo, el Descenso Internacional del Sella, fiesta asturiana declarada de Interés Turístico Internacional.

Dejamos el coche en el aparcamiento situado en la Plaza de Abastos, muy cerca del puente que atraviesa la ria. Lo primero que vimos fue el Monumento de la Piragua. Allí, descubrimos las placas con los palistas con mejor tiempo, en la carrera del descenso del Sella.

Monumento de la Piragua

Cruzamos el puente que atraviesa la ria y encontramos la oficina de turismo, donde entramos para coger información. Al salir, nos dimos cuenta que estábamos en el Paseo Princesa Letícia. Seguimos paseando y pasamos al lado de la Lonja de Pescado (La Rula). Toda esta zona ha sido remodelada en la última década.

Puente del Sella

Nosotros teníamos la intención de visitar la Ermita de Guía y su mirador, así que nos dirigimos hacia el Camino de Guia. Atravesamos una pequeña carretera y empezamos a subir unas escaleras de piedra.

Pasamos la Capilla de Santa Ana (S.XVIII) y continuamos subiendo. Las vistas, cada vez que subías más, empezaban a ser mas bonitas. Podíamos ver toda la curva del Sella y en frente nuestro la Playa de Santa Marina.

Llegamos a la Ermita de Guía, con varios cañones antiguos vigilandola. En la antigüedad servían para defenderse de las amenazas externas. En el interior de la Ermita, encontramos la Virgen de Guía, la patrona del gremio de los marineros.

Desde allí, teníamos una perfecta situación de vigía. Por un lado Ribadesella, la desembocadura del Sella, con su playa de Santa Marina al fondo y por el otro lado los acantilados que daban al Mar Cantábrico (los pedrales).

A partir de aquí empezamos a bajar por unas escaleras, hasta llegar al Paseo de la Grua. Éste era un recorrido ya trazado desde la época de Carlos III, muy agradable y tranquilo con unas bellas vistas. Mientras volvíamos al centro, pudimos ver seis murales de cerámica que repasan la historia local, cada una con audio explicativo. Dichos murales eran obras de Antonio Mingote (los Paneles de Mingote).

Desde aquí, entramos en el casco antiguo, paseando por una vía peatonal reformada, encontramos  joyas arquitectónicas tan significativos como la Casa del Escudo (S.XVIII), la Casa Palacio de los Prieto (correos), la Casa Blasonada de la Familia Ardines y la Iglesia Parroquial de Santa María Magdalena con su plaza contigua. Todos ellos con el título de Conjunto Histórico Artístico.

 

Localización

Información práctica

  • Plano

  • La Oficina de Turismo se encuentra en el Paseo Doña Leticia, aquí puedes reservar visitas guiadas. Harán circuitos por la Lonja, Casco Antiguo, Puerto Pesquero y Paseo Indiano. En julio y agosto se suman visitas a la Iglesia de San Salvador de Moru, al Museo del Territorio en El Carmen y al Centro de Arte Rupestre Tito Bustillo. Imprescindible reserva previa en el 985 86 00 38
  • Os dejamos con un pequeño vídeo, de nuestro canal de Youtube ( podéis suscribiros gratis siguiendo el enlace).

  • Nuestro alojamiento para esta visita a Asturias, fue el Camping Ribadesella, os dejamos un pequeño vídeo para que os hagáis una idea.