La senda del oso es la vía verde más transitada de Asturias. Está situada en el parque natural de Las Ubiñas – La Mesa sobre dos antiguos trazados de ferrocarril mineros del siglo XIX. Se han rehabilitado puentes que cruzan ríos y  túneles que atraviesan la montaña, muy bien equipados con iluminación. La Senda discurre paralela al río haciendo aún más bonito el recorrido.

Apta para toda la familia, nos propusimos hacerla en bicicleta. Como no habíamos traído bicicletas propias, nos dirigimos a la empresa especializada en alquileres de bicicleta, que organizaba tours por la Senda del Oso, TeverAstur.

Teníamos contratado el tour con ellos y llegamos a Entrago de los primeros. Una vez dentro de su local, nos comentaron las rutas alternativas y empezaron a prepararnos para el viaje. Nos prepararon los cascos, las bicicletas y nos pusieron unas pulseras de la empresa. Una vez acabada nuestra ruta, les teníamos que llamar y nos recogerían. Además. teníamos servicio de asistencia y averías.

El itinerario tiene forma de Y griega en las localidades de Tuñón, Villanueva, Proaza y Entrago. Empezando por Entrago, casi todo es bajada donde, a mitad de recorrido, en la bifurcación, el camino se endurece un poco por la subida al embalse Valdemurio. En total, la senda atraviesa 3 desfiladeros, 7 puentes y más de 30 túneles. Tienes 3 opciones de recorrido diferente: la primera (fácil) de  Entrago directamente hacia Proaza o Villanueva, unos 16 o 18 km. La segunda (intermedia) de Entrago hasta Caranga, aquí 5 km de suave subida hasta el Embalse de Valdemurio, regresamos y descendemos hasta Proaza o Villanueva, unos 26 o 28 km. Y el tercero (largo) que es igual que el intermedio pero, una vez en el embalse, se sigue subiendo 10 km hasta Santa Marina, al final, unos 46 o 48 km.

Empezamos nuestra ruta, muy cómoda y siempre con una ligera inclinación hacía abajo. Muy pronto empiezas a ver verde y agua, símbolos que vas a observar en toda la ruta. Cruzamos túneles hechos en la roca de la propia montaña. Durante el recorrido, cruzamos tres veces la carretera nacional, por lo que hay que tener mucho cuidado en esos puntos.

Después de un razonable tiempo y tras algún susto (caída sin consecuencia del más peque). Conseguimos llegar a la intersección del camino, desde aquí nos esperaba un camino un poco más difícil para los peques hasta el Embalse de Valdemurio.

Con un poco mas de esfuerzo y con bastante calor, llegamos al embalse. Éste camino no es tan limpio como al principio, está lleno de piedrecitas que incomodan la conducción de las bicicletas, sobretodo para los peques que decían que les dolían el culo. Acabaron un poco cansados y con hambre. Allí mismo, en el embalse, se localiza un bar-restaurante donde dimos buena muestra, con unas pizzas y unos refrescos.

Terminados de comer, nos dirigimos al embalse para alquilar unas piraguas y relajarnos en el agua. Nos dividimos en chicos y chicas con piraguas diferentes. Estuvimos una hora dando vueltas y disfrutando por todo el embalse. El embalse se construyó en 1968 y tiene un salto de 138 metros para abastecer una central eléctrica.

Después del agua, cogimos las bicicletas y retomamos el camino, esta vez de bajada. A esa hora se notaba la afluencia de público en la senda. Tanto andando como en bicicletas nos fuimos cruzando con bastante gente. Al final llegamos a la intersección del camino y continuamos bajando.

Llegamos a la ladera de una montaña, cercada y acondicionada para las osas (Paca y Tola) y bajo el amparo de la Fundación Oso de Asturias (FOA). Su historia, un poco triste ya que con apenas 5 meses de vida, perdieron la protección de su madre por los disparos de un cazador furtivo. Así, eran abandonadas en el interior de un monasterio en ruinas del concejo de Tineo y posteriormente rescatadas y comunicadas al Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (SEPRONA).

Después de estar una rato con ellas, continuamos con la senda hasta llegar a nuestra última parada, Villanueva. Desde aquí llamamos a la agencia y poco rato después estaban allí, nos recogieron y nos llevaron a Entrago finalizando nuestra ruta.

 

Localización

Información práctica

  • Plano

  • Para llegar desde Oviedo tomar la A-63 en dirección a Grado La Espina, una vez en ella continuar hasta la salida nº9 para Trubia, continua por la AS-228 en dirección a Trubia, después de llegar a Trubia continua por la misma carretera hasta llegar a Tuñón.En total son 22km.
  • La ruta está muy bien señalizada con diversos paneles informativos sobre el trayecto y carteles que presentan información sobre la flora y fauna.
  • Os dejamos con un pequeño vídeo, de nuestro canal de Youtube ( podéis suscribiros gratis siguiendo el enlace).

  • Nuestro alojamiento para esta visita a Asturias, fue el Camping Ribadesella, os dejamos un pequeño vídeo para que os hagáis una idea.