Categoría: Visita Página 2 de 6

Visita a los Bufones de Pria

En el precipicio de los acantilados, en el concejo de LLanes, el mar no sólo bate con toda su fuerza, sino que sale en forma de surtidores, con violencia, como pequeños géisers, por las grietas y chimeneas que forma la roca caliza. Este fenómeno lleva el nombre de los Bufones de Pría.

Dejamos el coche en un descampado habilitado para los turistas y comenzamos a andar hacía la playa. Entramos en una urbanización con varias casas. A lo largo del recorrido unos carteles nos indicaban la dirección a los Bufones y la distancia que nos quedaba.

Después de dejar la urbanización, nos encontramos con la Playa de Guadamía o Aguamía, una playa natural de gran interés paisajístico. Tiene una forma irregular con unos 80 metros de longitud de arena fina y blanca. En sí, es la desembocadura del río del mismo nombre. Era temprano y comenzaba a llegar gente a la playa.

Continuamos nuestro camino y dejamos la playa a un lado. Muy cerquita de allí encontramos el último cartel que nos anunciaba los Bufones de Pría. El cartel nos revelaba que los Bufones eran grietas abiertas en las rocas del acantilado que estaban conectadas con simas marinas, por ellas, el agua del mar penetraba ejerciendo una gran presión y empujando el agua con fuerza por la cavidad, estos podían alcanzar más de veinte metros de altura, provocando el bufido o silbido típico de los bufones (Bramadoriu).

Encontramos el Mar Cantábrico en calma, así que los respiraderos se limitan a resoplar. Para verlos en plena acción, tenemos que tener el mar muy enfadado y combinar la pleamar con marejada. Si se producen los bufones, el peligro es real y no debemos acercamos demasiado, la violencia del chorro podría lanzarnos por el acantilado.

Recorremos el Acantilado de Pría con calma, asomándonos con mucho cuidado y respeto, siempre controlando a los peques. Con unas impresionantes vistas del Mar Cantábrico.

La mejor época para ver los Bufones de Pría es en otoño e invierno. Hay una ruta, en forma circular, desde la Playa de Guadamía hasta las Cuevas del Mar,  llamada PRAS 57. Ésta recorre los acantilados de la zona de Llanes donde se encuentran los  bufones. Tiene una duración entre 4 o 5 horas.

Localización

Información práctica

  • Plano

  • Los niños deben ir siempre acompañados por un adulto para evitar una caída accidental por los acantilados o en la boca de los bufones.
  • Es importante guardar cierta distancia de la boca del bufón ya que el agua puede salir inesperadamente y a mucha presión, arrastrando piedras, madera, algas etc.
  • Os dejamos con un pequeño vídeo, de nuestro canal de Youtube ( podéis suscribiros gratis siguiendo el enlace).

  • Nuestro alojamiento para esta visita a Asturias, fue el Camping Ribadesella, os dejamos un pequeño vídeo para que os hagáis una idea.

Visita a la villa de Ribadesella

Partida en dos por el río Sella, las dos orillas urbanas de la localidad se comunican por un puente sobre la ría. Ribadesella es famosa por ser el enclave donde se encuentra la prehistórica Cueva de Tito Bustillo y además, es meta de una de las carreras de piraguas más conocidas en el mundo, el Descenso Internacional del Sella, fiesta asturiana declarada de Interés Turístico Internacional.

Dejamos el coche en el aparcamiento situado en la Plaza de Abastos, muy cerca del puente que atraviesa la ria. Lo primero que vimos fue el Monumento de la Piragua. Allí, descubrimos las placas con los palistas con mejor tiempo, en la carrera del descenso del Sella.

Monumento de la Piragua

Cruzamos el puente que atraviesa la ria y encontramos la oficina de turismo, donde entramos para coger información. Al salir, nos dimos cuenta que estábamos en el Paseo Princesa Letícia. Seguimos paseando y pasamos al lado de la Lonja de Pescado (La Rula). Toda esta zona ha sido remodelada en la última década.

Puente del Sella

Nosotros teníamos la intención de visitar la Ermita de Guía y su mirador, así que nos dirigimos hacia el Camino de Guia. Atravesamos una pequeña carretera y empezamos a subir unas escaleras de piedra.

Pasamos la Capilla de Santa Ana (S.XVIII) y continuamos subiendo. Las vistas, cada vez que subías más, empezaban a ser mas bonitas. Podíamos ver toda la curva del Sella y en frente nuestro la Playa de Santa Marina.

Llegamos a la Ermita de Guía, con varios cañones antiguos vigilandola. En la antigüedad servían para defenderse de las amenazas externas. En el interior de la Ermita, encontramos la Virgen de Guía, la patrona del gremio de los marineros.

Desde allí, teníamos una perfecta situación de vigía. Por un lado Ribadesella, la desembocadura del Sella, con su playa de Santa Marina al fondo y por el otro lado los acantilados que daban al Mar Cantábrico (los pedrales).

A partir de aquí empezamos a bajar por unas escaleras, hasta llegar al Paseo de la Grua. Éste era un recorrido ya trazado desde la época de Carlos III, muy agradable y tranquilo con unas bellas vistas. Mientras volvíamos al centro, pudimos ver seis murales de cerámica que repasan la historia local, cada una con audio explicativo. Dichos murales eran obras de Antonio Mingote (los Paneles de Mingote).

Desde aquí, entramos en el casco antiguo, paseando por una vía peatonal reformada, encontramos  joyas arquitectónicas tan significativos como la Casa del Escudo (S.XVIII), la Casa Palacio de los Prieto (correos), la Casa Blasonada de la Familia Ardines y la Iglesia Parroquial de Santa María Magdalena con su plaza contigua. Todos ellos con el título de Conjunto Histórico Artístico.

 

Localización

Información práctica

  • Plano

  • La Oficina de Turismo se encuentra en el Paseo Doña Leticia, aquí puedes reservar visitas guiadas. Harán circuitos por la Lonja, Casco Antiguo, Puerto Pesquero y Paseo Indiano. En julio y agosto se suman visitas a la Iglesia de San Salvador de Moru, al Museo del Territorio en El Carmen y al Centro de Arte Rupestre Tito Bustillo. Imprescindible reserva previa en el 985 86 00 38
  • Os dejamos con un pequeño vídeo, de nuestro canal de Youtube ( podéis suscribiros gratis siguiendo el enlace).

  • Nuestro alojamiento para esta visita a Asturias, fue el Camping Ribadesella, os dejamos un pequeño vídeo para que os hagáis una idea.

Visita al Centro de Arte Rupestre y la cueva de Tito Bustillo

La Cueva de Tito Bustillo, descubierta en 1968, contiene uno de los mejores conjuntos de arte paleolítico de Europa. Declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, fue descubierta cuando miembros del grupo de montaña Torreblanca junto con dos jóvenes riosellanos descendieron por una pequeña sima (Pozu’l Ramu).

Llegamos antes de las 11 de la mañana y aparcamos justo al frente del centro. Teníamos hora reservada para visitar la cueva. Registramos la entrada y nos dirigimos hacia la entrada, ésta se hallaba unos metros mas hacia la izquierdo del edificio del Centro de Arte Rupestre.

Una vez reunidos el grupo que íbamos a visitarla, a la hora justa, pudimos entrar en la cueva. Unas grandes puertas transparentes se abrieron y comenzamos nuestra visita.

Como decíamos antes, la cueva fue descubierta por miembros del grupo de montaña Torreblanca junto con dos jóvenes riosellanos. Entre ellos se encontraba Celestino Bustillo Tito Bustillo, que días después fallecía en un accidente de montaña. En su honor pusieron su nombre a la cueva. Durante su incursión descubrieron dos de los conjuntos artísticos más importantes, el Camarín de las Vulvas y el Panel Principal.

Entramos ordenadamente y la guía nos explicó rápidamente las normas. Después de unos metros nos abrió otras puertas que, una vez dentro, las cerró para conservar la temperatura. Dentro de la cueva hace una temperatura que ronda los 13 grados y la visita tiene una duración de cerca de una hora.

Básicamente se trata de la introducción en la cueva, muy bien acondicionada, casi en linea recta durante 800 metros hasta la gran joya del descubrimiento, la sala del Panel Principal.

El inventario tradicional reconocía cerca de un centenar de representaciones, en las que predominaban los animales frente a los signos: 30 cérvidos, 13 caballos, 9 renos, 5 cabras, 4 bisontes, 1 uro, 2 animales indeterminados, 17 signos y 10 líneas de difícil interpretación.

Después de la visita, regresamos al centro para descubrir su exposición permanente. En 2011 se crea  el Centro de Arte Rupestre Tito Bustillo, que permite al visitante conocer mejor la historia de la cueva. En su exposición permanente pudimos conocer cuándo se produjo el descubrimiento de la cueva, su valor geológico, quiénes la habitaron y cómo son las muestras de arte rupestre que conserva en su interior.

 

Localización

Información práctica

  • La visita está restringida a un número máximo de 15 personas por pase, por lo que es imprescindible realizar compra previa de la entrada.
  • La edad mínima para acceder a la Cueva es de 7 años y son exclusivamente guiadas en castellano. Se desaconseja la visita a personas con dificultades de visión o movilidad.
  • La compra de la entrada Visita Centro de Arte Rupestre no incluye la entrada a la Cueva de Tito Bustillo.
  • No está permitido hacer fotografías ni filmaciones en el interior de la cueva de Tito Bustillo, pero si en el Centro de Arte Rupestre, donde además se pueden contratar servicios de visitas guiadas, talleres y actividades especiales. Allí podremos encontrar su tienda, terraza mirador, un área de consulta, la sala de exposiciones temporales y la sala polivalente.
  • Venta anticipada de entradas: www.centrotitobustillo.com
  • Os dejamos con un pequeño vídeo, de nuestro canal de Youtube ( podéis suscribiros gratis siguiendo el enlace).

  • Nuestro alojamiento para esta visita a Asturias, fue el Camping Ribadesella, os dejamos un pequeño vídeo para que os hagáis una idea.

 

El Museo del Jurásico de Asturias (MUJA)

El Museo del Jurásico de Asturias (MUJA) se encuentra en la Rasa de San Telmo, entre las localidades de Colunga y Lastres. El edificio, en forma de una gran huella de dinosaurio, acoge una de las muestras más completas y didácticas del mundo Jurásico.

Llegamos al parquing diluviando, esperamos un poco a que escampara y nos dirigimos a la entrada del museo. Antes de entrar, nos recreamos observando una gran cantidad de replicas de dinosaurios de tamaño natural. El primero que nos recibió fue un gran Tyrannosaurus rex.

Tiranosaurio Rex

Teníamos las entradas reservadas por internet y entramos enseguida. El museo tiene 2000 metros de planta y recorre un momento particular de la historia de la Tierra, el Mesozoico.

Esta zona está dedicada a la exposición permanente, pero el museo alberga también otros espacios como, un auditorio, una sala de talleres, una sala de exposiciones temporales, un área de descanso, una sala de actividades especiales, una tienda, cafetería y una sala de juegos.

Al entrar en el recinto lo pudimos visitar a través de una secuencia cronológica. Empezando por el Premesozoico y continuando por el Mesozoico (Triásico, Jurásico y Cretacico) hasta terminar por el Postmesozoico. Descubriendo la forma de vida de estos animales que poblaron la costa asturiana hace millones de años.

Al entrar en la sala del Triásico encontramos uno de los dinosaurios más antiguos, el Plateosaurus. Además del dinosaurio, encontramos huellas de pisada o icnitas, gastrolitos, coprolitos (excrementos fósiles), huevos y nidos.

Seguimos por la sala del Jurásico con un gran esqueleto de Camarasaurus presidiendo la sala. Continuamos por la sala del Cretácico, donde nos sorprendió una pareja de Tyrannosaurus rex copulando.

Aún con todo, nos quedaban por visitar las salas del Premesozoico, del Jurásico Asturiano y del Postmesozoico. Nos llevo casi toda la mañana la visita al museo, con pantallas interactivas, mapas, fósiles de vertebrados jurásicos y hasta una fotografía aérea, instalada sobre un panel retroiluminado de la situación de los yacimientos de icnitas, en la Costa de los Dinosaurios.

Los niños quedaron encantados con las pequeñas y grandes reproducciones de estos animales. Nos acercamos a la cafetería a tomarnos un respiro y los niños aprovecharon para visitar la tienda del museo. Empezó a llover otra vez, lo que nos impidió visitar el jardín exterior con sus replicas de dinosaurios. Al final, decidimos partir aunque nos mojáramos un poco.

Localización

Información práctica

  • Plano

  • Cómo llegar:
    Por la A-8 se llega a Colunga, desde aquí se toma la AS-257 (Colunga – Lastres). El MUJA se encuentra a la altura del PK 1,5 ; próximo a la playa de la Griega.
  • Tarifas y horarios:                                                                                            Julio y agosto abierto todos los días de 10:30 a 20:00 horas.                 General 7,24€, Reducida: 4,70€ (Grupos, niños de 4 a 11 años, familia numerosa, personas con discapacidad, mayores de 65 años y miembros del ICOM), Miércoles entrada gratuita. Coste de la visita guiada este día 1,73 €. Audioguía: 1,73 €. Para más información de los horarios, tarifas y talleres puedes dirigirte a su pagina web.
  • En el museo se realizan Talleres didácticos con un coste de 5,80 € general y 5,20 € los grupos, incluye en la entrada, la visita al museo.
  • Os dejamos con un pequeño vídeo, de nuestro canal de Youtube ( podéis suscribiros gratis siguiendo el enlace).

  • Nuestro alojamiento para esta visita a Asturias, fue el Camping Ribadesella, os dejamos un pequeño vídeo para que os hagáis una idea.

 

Página 2 de 6

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén