Etiqueta: Agustín Ibarrola

Basondo, un refugio para la fauna silvestre amenazada

Basondo no es un zoológico, es un refugio para la fauna silvestre amenazada. Este refugio de Urdaibai se encuentra en Kortezubi a unos metros de la entrada de la Cueva de Santimamine y al Bosque de Oma. Dentro podemos observar y fotografiar las principales especies de la zona.

Ya habíamos dejado el coche por la mañana en el aparcamiento del restaurante Lezika, habíamos visitado el Bosque de Oma y comido en el mismo restaurante. Decidimos pasar la tarde no muy lejos de allí, a muy pocos metros llegamos a la entrada de este refugio de animales.

Pasamos por debajo de una obra con troncos pintados, Agustín Ibarrola lo construyó y donó al refugio. Llamada el Totem babeslea representa un tótem atravesado por el arco iris que ejerce su protección sobre Basondo y sobre los animales que allí se encuentran. Un chico muy agradable nos recibió y nos comentó las normas del refugio, mientras los peques ya habían localizado una llama bebe con muy pocos días de vida.

El refugio contiene 60.000 metros cuadrados de prados y bosques. Jabalíes, corzos, zorros, gatos monteses, jinetas, nutrias, aves rapaces y migratorias, reptiles y otras especies de la zona, están representados y separados en espacios adecuados. Además pudimos ver otras especies menos frecuentes, como  el lobo, el lince o el bisonte europeo.

Pudimos ver todo por un itinerario circular y asfaltado en su mayor parte. Encontramos paneles con la información básica sobre cada uno de los animales (distribución, estado de conservación, costumbres, alimentación…). El recorrido no supera el kilómetro y medio y es fácilmente accesible.

Pudimos ver cerca de 60 especies diferentes, la mayoría estaban en pareja y con algún cachorro. Muchos de ellos ya no pueden ser devueltos al medio natural, no son capaces de sobrevivir por sí solos ya que algunos de ellos, poseen daños físicos irreparables, así que aquí en el refugio se recuperan.

Acabamos encantados con el refugio, agradeciendo a la Fundación Xabier Maiztegi por su trabajo con los animales, tratando de recuperar algunas especies y sanando a otras.

Localización

Información práctica

  • Plano

  • Su horario es desde el 1 de julio al 1 de septiembre, todos los días de 11 a 19h. El resto del año el mismo horario pero solo los sábados, domingos, festivos y puentes. Los precios de las visitas son de 8€ para adultos y 5€ para niños.
  • Se pueden observar todos los animales desde muy cerca y fotografiarlos. Pero es imprescindible mantener en todo momento una actitud respetuosa. No se puede gritar, ni correr, ni adoptar actitudes bruscas o agresivas.
  • A Basondo se accede por la carretera Gernika-Lekeitio; Tomando el desvío a la derecha hacia las cuevas de Santimamiñe y Bosque de Oma. Se aconseja aparcar junto al centro, en el parking de las cuevas. No existe transporte público hasta Basondo.
  • Para mas información puedes entrar en su pagina web.
  • Os dejamos con un pequeño vídeo, de nuestro canal de Youtube ( podéis suscribiros gratis siguiendo el enlace).

  • Nuestro alojamiento para esta visita a Bizkaia, fue el Camping Leagi, os dejamos un pequeño vídeo para que os hagáis una idea.

El Bosque de Oma de Ibarrola

Creado en 1984 por el escultor y pintor bilbaíno Agustín Ibarrola, el Bosque de Oma, se encuentra situado en el término municipal de Kortezubi, en el barrio de Basondo, en plena Reserva de la Biosfera de Urdaibai.

Llegamos bastante temprano para aprovechar el día y dejamos el coche en el parking del restaurante Lezika. A partir de aquí, puedes elegir entre dos caminos para llegar al Bosque de Oma en recorrido circular. El primero, recorre la carretera asfaltada en descenso y luego te adentras al bosque, viendo la obra de subida por la montaña. La vuelta es por una pista forestal con una pequeña pendiente. La otra forma de llegar es, la inversa. Esa es la que elegimos nosotros.

Desde el paking, accedimos al punto de información unos metros mas arriba. Allí te pueden informar de la Cueva de Santimamiñe, situada al lado o el Bosque de Oma, donde nos proporcionaron un mapa y nos dieron algunos consejos para poder visitarlo.

Comenzamos nuestra excursión adentrándonos en una pista forestal rodeada de arboles. Desde aquí hasta la obra, nos separaba unos 3 kilómetros por un camino no muy difícil y muy bien señalizado.

Al Bosque de Oma también se le conoce por el nombre de Bosque Pintado o Bosque Encantado. Ibarrola realizó pinturas sobre troncos de árboles dibujando figuras humanas, animales y figuras geométricas. Unas placas amarillas, se ubican en el suelo, indicándote el numero y desde donde tienes que observar cada obra.

Unas indicaciones nos invita a descender por unas escaleras naturales escavadas en la montaña. Tras ellas, encontramos la primera figura con la que nos acoge el artista, el beso. A partir de aquí, las figuras se suceden en continuo movimiento y desde diferentes perspectivas.

Con el plano en la mano, nos indicaba el título de cada figura así, donde estaba alojada. Tuvimos suerte y cuando llegamos, no había gente, pudimos aprovechar para recrearnos con las figuras. El bosque de Oma tiene un total de 47 figuras pintadas y todas las podíamos seguir en el mapa del recorrido.

Encontrábamos figuras que no nos decían nada, pero nos colocábamos encima de la señal amarilla y la figura se formada por la unión de varios árboles. Ibarrola ha querido buscar de esta manera una nueva relación entre el arte y la naturaleza.

Llegamos al centro de su obra, una zona llamada Ojos en el Bosque, donde encontramos una gran cantidad de ojos de colores en los arboles. Justo al lado en una vertiente de la montaña, una de las imágenes que más nos gustó, el famoso Arcoiris de Nadiel, un bello homenaje del pintor a su nieto.

Azul verdoso dentro y fuera de las figuras, Los personajes colectivos de nuestro tiempo, Paseantes que se trasladan sin andar, El hijo de una sorgiñe flotando, Los Motoristas o El gigante rojo son algunos de los originales títulos de las figuras que podemos encontrar en el bosque.

Tras la visita al bosque, bajamos la ladera de la montaña a una pequeña carretera, nos presentaba varios baserris (caseríos en euskera) repartidos por la camino de vuelta al parking y así nos alejamos del mágico Bosque de Oma.

De nuevo en el parking, habíamos reservado mesa para comer en el restaurante Lezika. Disfrutamos de una comida casera, en un entorno inmejorable. Hay que decir, que al lado del restaurante, existe un parque con columpios y unas mesas donde comer de picnic.

 

Localización

Información práctica

  • Plano

  • El Bosque de Oma no está acondicionado para personas con problemas de movilidad. No recomendamos acudir con sillas de ruedas o carros de niños. Lleva calzado cómodo o adecuado para el monte: los caminos del Bosque  tienen algunas cuestas empinadas.
  • La visita al Bosque de Oma no tiene coste alguno, la visita es gratuita. La distancia que se recorre es unos 8 kilómetros haciendo el paseo circular.
  • En las inmediaciones del parking se encuentra la cueva de Santimamiñe que también es de interés para el visitante.
  • Os dejamos con un pequeño vídeo, de nuestro canal de Youtube ( podéis suscribiros gratis siguiendo el enlace).

  • Nuestro alojamiento para esta visita a Bizkaia, fue el Camping Leagi, os dejamos un pequeño vídeo para que os hagáis una idea.

 

Llanes, paseo por su puerto pesquero tradicional

Llanes posee un precioso casco histórico, declarado Conjunto Histórico-Artístico desde 1971. Además, puedes disfrutar de una tradición marinera, buena gastronomía, bonitas playas y poder observar los Picos de Europa desde el puerto.

Dejamos aparcado el coche en un descampado habilitado como parking y entramos paseando al casco antiguo, uno de los mejor conservados de todo el Principado. Como no teníamos tiempo de visitar el casco viejo, decidimos visitar toda la zona del puerto. Se veía mucha gente por el centro, se notaba que era una villa muy turística.

Dejamos al lado derecho la Plaza de Abasto y a partir de aquí empezamos a ver sidrerias, restaurantes, tiendas de souvenirs y casas con encanto con los balcones tradicionales. 

Llegamos al puerto y vimos como la ría entraba en el pueblo, agrandando el puerto. Caminando por la avenida peatonal, encontramos la oficina de turismo, ubicada en la antigua Lonja de Pescado. Entramos para coger información.

Después cruzamos el puente y nos dirigimos a la escollera. En 1991 el puerto tuvo una gran remodelación y a finales del año 2001, se incluyó la obra de Los Cubos de la Memoria. En los bloques de hormigón que componen la escollera del puerto, Agustín Ibarrola diseñó esta intervención artística. A través de la obra, se puede conocer: la memoria del artista, la memoria del arte y la memoria del territorio. En 2003 finalizó la segunda fase de esta gran obra. Fue realizada sobre 66 cubos de 60 toneladas cada uno.

Es cierto que los colores, ya no eran tan vivos por el ambiente salino de la zona, pero no nos dejó indiferentes. Aún pudimos ver bloques en su estado natural ya que no todos están pintados.

Dimos media vuelta y regresamos al centro por la calle mayor. Se respiraba un gran ambiente, con la gente llenando las sidrerias y tomando tapas. Llegamos a la Plaza Parres Sobrino, antigua plaza del mercado semanal durante varios siglos,rodeada de edificios de fines del XVIII y XIX.

Decidimos buscar algún sitio para comer y además hacía tanta calor, que los niños querían ir a alguna playa donde refrescarse. Nos habían aconsejado el bar del Camping Maria Elena a unos pocos kilómetros de Llanes, justo al lado de la Playa de Borizu…. pero esa es otra história.

 

Localización

Información práctica

  • Plano

  • La oficina municipal de turismo de Llanes está situada en la antigua Lonja de pescado, edificio racionalista de Joaquín Ortiz ubicado en el centro de la villa y al pie del puerto. Marques de Canillejas 1
  • Os dejamos con un pequeño vídeo, de nuestro canal de Youtube ( podéis suscribiros gratis siguiendo el enlace).

  • Nuestro alojamiento para esta visita a Asturias, fue el Camping Ribadesella, os dejamos un pequeño vídeo para que os hagáis una idea.

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén