Etiqueta: Cascada

Los Chorros del Rio Mundo en Riopar

Principal afluente del río Segura, el río Mundo nace como rebosadero del acuífero que nutre el Calar del Mundo. Su nacimiento se encuentra en el Parque natural de los Calares del Río Mundo y de la Sima, allí llegamos para ver su catarata y su profunda cueva.

Llegamos en coche a Riopar y seguimos unos pocos kilómetros conduciendo, observando las indicaciones que nos marcaban el nacimiento. Llegamos a la zona del merendero y Aparcamiento del Arenal y decidimos aparcar el coche allí. Hay un aparcamiento mas próximo a la subida al nacimiento llamada la explanada de los Chorros, pero al llegar, había que esperar para aparcar, ya que enseguida se llena (100 coches). Al aparcar un poco más lejos, requiere un poco mas de tiempo andando, pero el camino es muy agradable y con bonitas vistas.

Merendero y aparcamiento del Arenal

Seguimos el camino por mitad del bosque, muy bien señalado. Casi sin darnos cuenta, llegamos a la carretera asfaltada que nos conducía a la explanada de los Chorros.

Llegamos a un cruce donde un cartel, nos indicaba a donde dirigirnos, o al parking o a las calderetas del río. Nos aconsejaron ir por el parking, ya que empiezas el camino paralelo al rio y volver por el otro camino, un recorrido circular.

Cartel informativo
Explanada de los Chorros

Seguimos caminando y enseguida pudimos ver los saltos de agua en lo alto, teníamos el río a nuestra izquierda,  pronto llegamos a las primeras barandillas y el terreno empezaba a subir por un camino lleno de rocas.

El agua del río sale de las pequeñas cuevas interiores hasta rebosar por la Cueva de los Chorros, aquí se produce un salto de agua de casi 100 metros, y varios saltos después más pequeños. En épocas de lluvia, si tienes suerte, pueden ver lo que llaman el reventón, donde el agua sale de una manera desmesurada y con gran estruendo, produciendo una gran cascada de agua.

Llegamos a un puente de madera donde pudimos ver perfectamente la gran cascada de agua y los sucesivos saltos.

Muy cerca del puente, llegamos al primer mirador de las caderetas. Teníamos que ir con cuidado ya que había mucha gente por el camino y este era un poco irregular, cuesta arriba y con muchas piedras mojadas por el salto del agua. También hay que tener cuidado al apoyarse en las barandillas de madera, porque al día siguiente de ir nosotros, nos enteramos por la prensa, que un hombre había muerto al apoyarse en una de las barandillas de madera, se rompió y provocó su caída por una ladera muy vertical y rocosa hasta detenerse a unos 50 metros.


Después del primer mirador, seguimos el camino hacía el segundo mirador. No tardamos mucho, haciendo zig zag en el camino y de repente, nos recibió de frente, el gran salto de agua. Al acercarnos, nos llegaban las gotas de agua que el aire iba transportando. En esta época del año (Semana Santa) es cuando más agua podemos encontrar. Esperamos un poco antes de llegar al mirador, la gente se hacía fotos en el salto de agua y teníamos que andar con cuidado. Al final, llegó nuestro turno, cumplimos con la foto de rigor y nos dimos la vuelta para volver.

A partir de aquí, se puede ir a visitar la Cueva de los Chorros ( 1520m ), pero ya es una caminata un poco mas experta y difícil que requiere un poco mas de experiencia. Tendrás que pedir un permiso y deberás estar federado en montañismo  o ir con grupos guiados por empresas de turismo activo acreditadas en el Parque.

Localización

Información práctica

  • Recordar que en épocas festivas el parking de la explanada de los chorros, se puede llenar fácilmente, y como no se puede aparcar en los arcenes de la carretera, os tocara esperar a que se vaya vaciando, y esta espera puede ser muy larga.
  • Os dejamos con un par de vídeos (uno filmado en agosto y otro en Semana Santa, para que notéis la diferencia), de nuestro canal de Youtube ( podéis suscribiros gratis siguiendo el enlace).

Triberg, tierra de cascadas y relojes de Cuco.

Por una carretera llena de curvas y repechos al final llegamos a Triberg (Alemania). Un pueblecito típico de montaña rodeado de grandes montañas.

Aparcamos en el parking más céntrico y como el pequeño estaba dormido, lo metimos en el cochecito y nos dirigimos a la entrada de las cascadas. Estas cascadas eran las que nos había movido para visitar el pueblo, unas cascadas que decían que eran las más altas de Alemania. Mentira!! pero no dejaban de ser un bonito espectáculo para ver.

Recorrer el centro de Triberg es verdaderamente fácil, consta de una carretera bastante empinada y repleta de tiendas de artesanía con relojes de Cuco y restaurantes repletos de turistas. Nos encanto, especialmente, una tienda donde su fachada era un enorme reloj de cuco y dos osos vestidos con traje típico jugaban con su péndulo. Triberg es la cuna de los relojes de cuco y donde se guarda la receta original de la tarta Selva Negra (Café Schaefer).

Llegamos a la taquilla donde compramos los tickets para visitar las cataratas y ademas una bolsa de cacahuetes ya que nos dijeron, que por el camino encontraríamos ardillas y podíamos darles de comer. La verdad tienes que tener mucha suerte para encontrarte con una ardilla con la cantidad de gente que por allí pasea, pero bueno, nos hacía ilusión poder darles de comer.

Las cataratas de Triberg constan de 7 tramos distintos y no son muy verticales. En total salvan una altitud de 163m y sus aguas llevan el nombre de río Gutarch. El camino para visitarlas se puede realizar por tres rutas distintas señalizadas con distintos colores, la que hicimos nosotros esta muy bien señalizado y va bordeando y cruzando el río para poder ver los tramos de distintas posiciones. En algunas partes del recorrido el camino se pude tomar por un atajo mas abrupto o por otro menos empinado y mas llano. Nosotros íbamos con el cochecito del peque, nos costaba ir por el camino mas llano, ya que era muy empinado en según que tramos.

Pronto llegamos al salto más bajo, muy bien adaptado con puentes de madera que hacían un lujo poder disfrutar de ellos. La mala noticia es que no teníamos ni rastro de las ardillas.

Así, poco a poco fuimos subiendo y recreándonos de los saltos haciendo mil y una fotos hasta que llegamos arriba. Una vez allí puedes bajar por otro camino que va a parar al otro lado del pueblo o bajar por donde has subido. Empezamos a bajar por el otro camino pero, como había llovido temprano, el terreno estaba impracticable y más para bajar por allí con el cochecito del peque. Tuvimos que dar media vuelta y bajar por donde habíamos subido y aprovechamos para seguir haciendo algunas fotos que nos quedaban.

Al terminar nuestro recorrido, visitamos varias tiendas de recuerdos. Descubrimos gran variedad de relojes de cuco y fue en una de ellas donde nos aconsejo desplazarnos al pueblo vecino de Schonach donde veríamos el reloj de cuco más grande del mundo. Nos metimos en el coche y para allí fuimos…

 

Consejos e información práctica

  • Plano

  • La entrada para ver las cascadas cuesta 3,5€ y una vez dentro puedes elegir entre tres recorridos, de 45 minutos, 1 hora y otro de 1 hora y media. Cada recorrido está diferenciado por un color.
  • Todo el pueblo esta decorado con tiendas de relojes de cuco, pero si quieres ver uno de los más grandes, tendrás que desplazarte al pueblo vecino de Schonach, realizado por Josef Dold, tiene un precio de entrada de 1,20€.

  • En Triberg también se puede visitar el Museo de la Selva Negra, la entrada cuesta unos 3€ y la hora de cierre es a las 18:00. Aquí se puede apreciar la vida cotidiana de los habitantes de la Selva Negra.
  • En el parque de relojes Eble (calle Schonachbach 27) en Triberg, fue reconstruido un mecanismo de reloj de cuco en una escala de 60:1 que se puede ver desde el interior y el exterior. Se trata del reloj de cuco más grande del mundo.

  • El reloj de cuco mecánico más pequeño tiene 13,5 cm de altura, suena y emite un gong al marcar cada media hora y hora en punto y fue producido en la fábrica de relojes Hubert Herr, en la calle Hauptstrasse 8, en Triberg. Se trata del reloj de cuco más pequeño del mundo.
  • Puedes hacer un  recorrido con el trenecillo Wasserfall-Express, donde aprenderás muchos datos interesantes sobre la ciudad, sus monumentos y sus peculiaridades. El mini tren tiene parada en los puntos clave de Triberg, la ciudad de la cascada. Con un pase para todo el día a un precio muy asequible puede subirse y bajarse las veces que quiera y explorar la zona.

  • Para comer recomendamos:

Landgasthof Zur Lilie ( Wallfahrtstraße 3 ) Platos típico del lugar con servicio y comida muy buena.

Bergseestuble Inh. Stephanie Weis  (Cl.-Maria-Hofbauer-Str. 19) Platos típicos y excelente comida.

Café Schaefer (Hauptstrasse 33) Famosa por su conocida tarta de cereza de la Selva Negra( Black Forest cherry cake). La receta original del año 1975 es de Josef Keller.

  • Para alojarse tenemos estas recomendaciones:

Hotel Central Garni ( Hauptstrasse 64) Hotel bastante céntrico, en el medio de la avenida principal, cerca de las Cascadas. Cómodas y limpias habitaciones. Buena calidad/precio.

Hotel Restaurant Ketterer am Kurgarten (Friedrichstrasse 7-11) No está en la calle principal, pero muy cerca de las cascadas. Excelentes vistas de las montañas y el jardín. El personal del hotel es muy amable y servicial.

  • Tourist-Info Triberg
    Wallfahrtstraße 4
    78098 Triberg im Schwarzwald
  • Os dejamos con un pequeño vídeo, de nuestro canal de Youtube ( podéis suscribiros gratis siguiendo el enlace).

  • Localización

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén