9 diciembre, 2019

Binibeca Vell, el pueblo blanco de Menorca

Binibeca Vell, se ha convertido en una visita obligada en Menorca. Un pequeño pueblo de casas blancas y calles estrechas, conforman un típico pueblo de pescadores del Mediterráneo, situado en el término municipal de San Luis, a tan sólo 10 kilómetros de Mahón.

Casas Blancas

Dejamos el coche aparcado muy cerca del pueblo, en una pequeña urbanización. Nos acercamos paseando y bajando una calle, a lo lejos, empezamos a divisar las primeras casitas blancas. Construido entre 1964 y 1968 por el aparejador menorquín Antonio Sintes y el arquitecto barcelonés Javier Barba Corsini, la idea inicial era recrear un poblado que llamase la atención de intelectuales, pintores y escritores que pudieran disponer de un entorno único para inspirarse, hoy en día se encuentra completamente restaurado. Entramos en el pueblo y observamos las casas construidas a modo de complejo turístico.

La Casa Candi

Paseábamos por sus estrechas calles empedradas, observando sus vigas y balcones de madera, donde en sus apenas 165 viviendas, nos daba una impresión de silencio y tranquilidad. Mas y cuando, nos enteramos que a lo largo del año, habitan apenas 200 personas. De hecho encontraremos varios carteles que indican Silencio por favor. Así descubrimos la primera vivienda que se construyó, la Casa Candi. Casi todas las viviendas pertenecen a propietarios individuales, pero también hay un cadena hotelera que explota algunos apartamentos.

La polémica

En el poblado pudimos encontrar algunos servicios como un supermercado, restaurantes, bares y una pequeña iglesia. La iglesia, la plaza mayor y el paseo marítimo se construyeron en una primera fase, obteniendo una buena muestra de la antigua arquitectura colonial. A lo largo del tiempo se ha dicho que este poblado, ha sido construido para engañar al turista, haciéndoles creer que Binibeca es un auténtico pueblo pesquero antiguo… La verdad, mentira o no, es que en nuestra opinión, vale mucho la pena visitarlo.

La cala de Binibeca Vell

Las calles nos llevaron a desembocar al puerto, donde encontramos algunas barcas amarradas. La pequeña cala de Binibeca Vell esta rodeada de casitas blancas dando también, una estampa de postal. Durante el invierno desciende el turismo y desaparecen algunos restaurantes, es cuando se aprovecha para encalar y pintar el poblado.

Información práctica

Localización

  • Para los amantes de la fotografía, podrán hacer excelentes fotos.
  • Os dejamos con un pequeño vídeo, de nuestro canal de Youtube (podéis suscribiros gratis siguiendo el enlace).
Compartir...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.